Enseñanza

Médicos, profesores universitarios y PAS

Soy un admirador de los médicos y de la encomiable labor que realizan. Y defensor de la sanidad pública, que funciona bastante bien, en términos generales, y ello a pesar de la clase política que tan mal la dirige. Por fortuna los médicos son los suficientemente buenos profesionales como para cumplir con su deber, por […]

Carta de un lector respecto a mi artículo sobre las autoescuelas

Don Antonio López Prieto ha tenido el detalle de enviarnos el artículo adjunto, dónde reflexiona sobre el tema de las autoescuelas, y defiende a dichas empresas, con argumentos de peso. Nada tenemos contra ese gremio, entre otras razones porque mi propio hermano y sobrino son empresarios del sector

Juristas incultos

  No he tenido Maestros en el mundo del Derecho, y bien que lo siento. Arrimarse a un viejo roble da mucha vitalidad, e incluso una plaza de profesor titular de universidad, como mínimo, sobre todo si el roble, digo el Maestro, es alguien en su área de conocimientos, aunque sea un perfecto imbécil. Como […]

Universidad de Zaragoza, (I)

              Confieso que en su día manifesté mi escepticismo ante la puesta en funcionamiento de la Cámara de Cuentas de Aragón, fundamentalmente por el elevada importe de su puesta en funcionamiento, para el que estaban presupuestos diez millones de euros, y los costes de mantenimiento, que superan los tres millones […]

Profesiones y vocaciones

Hay dos profesiones que sólo pueden ejercerse en plenitud cuando son vocaciones: la docencia y la judicatura. Y tengo comprobado que los malos jueces y los profesores mediocres prefieren dedicarse a tareas de gobierno –más bien administración- que al ejercicio de su oficio. Es una huida hacia adelante y una forma de satisfacer vanidades. Y […]

Zapatero dice que era profesor…

Si, voy a escribir del Zapatero que ustedes imaginan, el segundo Fernando VII de la Historia de España. La verdad es que me había propuesto no volver a escribir nunca más del inepto Rodríguez, pero las circunstancias me obligan a abandonar esa postura, basada en el dicho de que no hay mayor desprecio que no […]